Performance de poesía erótica que conjuga un puesta en escena de poesía y música.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Sube



Y ya que has visto el tacón
sube tu mirada por mis piernas,
detente donde te plazca,
pero sigue subiendo...
Llega hasta mi boca,
húndete en mis ojos
y pierde la memoria
conmigo.


domingo, 6 de noviembre de 2011

El jardinero

Adan y Eva de Lucas Cranach


Me comí la manzana
y tanto me gustó,
que te puse a regar el árbol.



sábado, 29 de octubre de 2011

Game Over


Te dije "hazme el amor"
y me hiciste el sexo.
Lo siento,
era la última ficha
y lo que elegiste,
no lleva premio.


domingo, 23 de octubre de 2011

Las ganas

Fotografía sin título de la serie Danza Cubana (2001) 
de Isabel Muñoz


Y ¿cuántas veces
me habrás tocado el culo
sólo con las ganas?
Sí, las ganas.
Ésas,
las de las manos más largas.
Asesinas de utopías.
Las ganas.
Las que te dan la patada en el culo
para que toques el mío
¡de una puta vez!


sábado, 22 de octubre de 2011

Mil deseos en una noche


El próximo domingo 23 de octubre a las 20 horas en el Biribay Jazz Club de Logroño estaré presentando mi nuevo libro de poesía erótica "Mil deseos en una noche" a través de un recital en el que se entremezclan la poesía, la música y los deseos.
Evidentemente tantos deseos no podía guardármelos para mi sola y, mucho menos, sacarlos a la luz sin ayuda, por eso es que para esa afrodisíaca noche me acompañarán tres grandes del quehacer cultural del norte de España y aquí os los presento:



Francisco Larrea Nicolás "Larry": Forma parte de la compañía Juan y Pinchamé donde realiza espectáculos infantiles y adultos. También es director del grupo Tarumba Percusión con el que ha hecho giras por el norte de la península Ibérica. Actualmente es integrante de la Asociación de Teatro CNT y realiza sesiones individuales de cuentos, música, catas de vino, etc. Como si fuera poco es baterista en sus ratos libres y forma parte del colectivo de artes escénicas La Carcoma Durmiente.


José Andrés Biribay: Comenzó sus estudios de piano y saxofón en el Conservatorio de Música de Logroño, recibiendo una formación específica de Jazz en la Escuela de Música Creativa de Madrid y en el Conservatorio Superior de Música de Pamplona, especializándose en el saxofón y en composición y arreglos. Ha trabajado en la Escuela de Música Píccolo y Saxo de Logroño como profesor de armonía, combos y saxofón. Ha participado en diversas giras a nivel nacional de grupos de pop, rock y soul, así como en la grabación de ocho discos y de una Banda sonora. En la actualidad colabora con distintas formaciones de jazz liderando, además, su propio cuarteto y dirigiendo la Biribay Big Band. Realiza la programación en el Biribay Jazz Club de Logroño, con más de 150 actuaciones.


Caco Santolaya: Estudios de guitarra con el profesor Miguel Calvo. Durante los años 1984 y 1987, prosigue su formación en el Aula de Jazz y Música Moderna de Barcelona y en el Taller de Músicos de Madrid. Posteriormente continúa su formación en Barcelona junto al guitarrista Albert Cubero. En el año 1995, participa en el Seminario:"The Berklee Collage of Music" dirigido por el vibrafonista Gary Burton. En el año 2000, asiste al seminario "Lecciones magistrales de Jazz de Santiago Reyes" organizado por la Fundación General de la Universidad de la Rioja. En el año 2001, participa en el "II Seminario Internacional de Jazz de Zarautz", impartido por el guitarrista Jordi Bonell, entre otros. En el año 2003 asiste como alumno activo al "IV seminario de Jazz" del Festival de Jazz de Vitoria Impartido por Pat Metheny.

Uno de los mil deseos es que tanta "profesionalidad" se me pegue!

Lo que haré con estos tres hombres en el escenario aún no puede develarse, por eso os invito a compartir conmigo esa mágica noche...

jueves, 13 de octubre de 2011

Sonata para dos


Pump-pump,
pump-pump,
pump-pump...

El corazón,
percusionista hábil,
sabe siempre cuando acelerar el ritmo.

Te acercas
y a mí se me mete la música en el cuerpo.

¿Bailamos?


miércoles, 12 de octubre de 2011

Una fantasía


Allí
donde ríen, fingen
y, a veces, lloran, tú
me haces el amor.
Llenando
con deseo
todos los rincones.
Saciando
nuestras ansias
en cada recoveco.

De fantasía
a realidad
un sí
de diferencia.

Reír, fingir.
Puede que,
alguna vez,
llorar.
Pero mires
donde mires
siempre estarán
nuestros cuerpos
encajados
amándose.

miércoles, 5 de octubre de 2011

Su Señoría

 
La justicia seducida de Cris L. Vargas


Él no se metió en mi vida
ni en mi casa
ni en mi cama
ni en...

Bueno, en mi boca sí.
Pero no fue él, Su Señoría.
-Y dejo aquí constancia
ante el jurado (sin autoridad
en estas jurisdicciones)-
que a él, adentro,
me lo metí yo.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Todo lo sentí

Frantisek Drtikol (1883-1961)

Nadie me enseñó
cómo poner la boca para dar un beso,
ni dónde poner los ojos para que me lo den.

Nadie me enseñó
cómo suspirar las caricias recibidas,
ni dónde poner las manos para escucharte sentir.

Nadie me enseñó
cómo desnudar a un hombre,
ni dónde poner la falda cuando molesta.

Nadie me enseñó
cómo ver el cielo encima tuyo,
ni dónde provocar para que lo veas tú también.

Nadie me enseñó.
Todo lo sentí.


sábado, 3 de septiembre de 2011

Seme



Amaneceme...
que no es poco.

Atardeceme...
que no es tarde.

Anocheceme...
que me gusta.



*Seme: semilla en italiano.


viernes, 19 de agosto de 2011

Un dedo suyo


Me gusta ese hombre.
Me gusta como chispean sus ojos 
cuando me ve. 
Su pelo alborotado,
sus ganas de tenerme,
su recelo
de que no sea cierto que me gusta,
que yo también pueda quererlo,
para mi,
para ser suya.
Pura combustión esperando sólo un dedo,
un dedo suyo, 
para hacerme explotar. 

miércoles, 17 de agosto de 2011

Mi mano... Tu mano...


Mi mano se ocupa de tu mano,
cuando la llevo
a los rincones que te esperan,
cuando, impaciente,
cumple tu tarea
de presumir de piel.

Ella no entiende
de amores que no llegan,
de bocas que no saben
pedir lo que desean.

Mi mano quiere el roce
que acaba con estrellas,
mi mano quiere huellas
que marquen el destino
en el que caerás...
...irremediablemente.

lunes, 15 de agosto de 2011

Erotismo Egipcio



¿Hay un momento más hermoso?
Estoy contigo
y tú inflamas mi corazón.
Tomarme y acariciarme
cada vez que entras a mi casa
¿no es eso el placer?
Cuando buscas tomar
mis caderas y mis senos
¡no los dejes!

Magnífico es el día en que nos pasamos apretados.
Los cientos de miles y los millones no son nada en comparación.
¡Oh, mi dios, mi amigo!
Qué dulce que es sumergirme,
bañarme delante de ti...
Dejarte ver mi belleza,
en mi túnica de lino real
cuando está mojada.

¡Ah! ven, ¡mírame!
Tu amor ha penetrado todo mi ser
como la miel sumergida en el agua
como la esencia que penetra las especias
como cuando se mezclan nuestras savias...
...pues el cielo hace ascender su amor
como asciende la llama en la paja
Y mi deseo es como el picotazo de un buitre.
Turbada está mi sangre.
La boca de mi hermana es un pimpollo.
Sus senos, manzana de amor,
Sus brazos, una rama viva
que me ofrece un lugar secreto.

¿Vas a partir porque quieres comer?
¿Qué eres, pues, tú, esclavo de tu vientre?
¿Vas a partir para cubrirte?
¡Pero yo tengo sábanas sobre el lecho!
¿Vas a partir porque tienes sed?
Toma pues mi seno.
Lo que contiene sobra para ti.
Mi corazón está lleno de tu amor.
Y como corrí para encontrarte
se me ha caído la mitad de mis trenzas.
Mi corazón te desea (Oh, hermano mío)
Y haré por ti lo que busques
¡Estaré viva en tu abrazo!

Poema de amor, escrito en Menfis o en Tebas hacia 1500 antes de Jesucristo, que revela la plenitud de un conocimiento erótico que es llevado más allá de la carne y de los ejercicios del sentimiento...

viernes, 12 de agosto de 2011

Cometas sin cometidos


Por contener,
contuvo a muchos hombres
sin haberlos tenido
y sin ser contenida,
retenida,
mantenida,
por ninguno.

Se abrían
las piernas
pero no se cerraban
los brazos.
Apenas retazos
de algo parecido a un acoplarse,
sin hacer coplas,
ni incurrir en cúpulas.
Lisa y llanamente
cópulas.

Mas bien una colisión
sin coaliciones.
Puro físico,
mera física de dos cuerpos
chocando saturnalmente
y expulsados,
de ese algo parecido al Paraíso,
con igual fuerza.

En algún lado
siempre quedan
los pedazos...

O no


No quiero meterme en tu vida.
No quiero llegar a tu casa con bolsas del supermercado,
ni ver tu nombre en la factura de la luz,
ni lavar las sábanas en las que, la noche anterior, me has amado,
o no.

No quiero meterme en tu vida.
No quiero saber a qué hora llegas cuando no llegas,
ni escuchar qué alarma has elegido para despertarte,
ni recoger la ropa que te has quitado, la noche anterior, para amarme,
o no.

No quiero meterme en tu vida.
No quiero decirte quien ha llamado mientras no estabas,
ni mezclar mi maquillaje con tu espuma de afeitar,
ni levantar las persianas que has cerrado, la noche anterior, para amarme,
o no.

Solo quiero que tú te metas en mí sin remediarlo,
que, diciendo mi nombre, tu lengua, busque la mía,
que los dioses hagan un conjuro para que no se nos acabe el deseo.
Y entonces, sólo entonces, puede que quiera lo que no quiero,
o no.


martes, 19 de julio de 2011

L´ombra di Firenze



Chi sa cosa sono i ricordi? 
A me mi è difficile distinguere tra dolci ed amari...

Ero sul treno che hai visto andarsene. 
Volevo aspettarti fino all´ultimo ma in vece son partita. 
Vedrai ancora il mio cuore tra i tuoi passi.

Sono sicura che l´anima di quello che siamo stati abita ancora a Firenze. 
In piú... L´abbiamo lasciata lí, protetta di noi stessi.
Ancora, quando piove in quella città, mi si umidisce un po l´anima...

Tornare a Firenze sarebbe come tornare a un fantasma che mi sta aspettando.
Lo spettro di un amore che non hai saputo mostrare e che io non ho saputo vedere.

¿Come si guarda in faccia a quel mostro che ancora viene dietro di noi?
Sospiri... E sí, è cosí como si vanno buttando via i fantasmi...
Ma, per favore, non sospirare vicino la mia bocca perché posso fargli ricrescere...

Ci sono parole, tra te e me, che non si possono dire in un´altra lingua.
Scusami si ancora lo chiamo amore...



¿Quién sabe qué son los recuerdos? 
A mí me es difícil distinguir entre dulces y amargos... 

Estaba en el tren que has visto irse. 
Quería esperarte hasta el final pero, en cambio, me fui. 
Verás aún mi corazón entre tus pasos.

Estoy segura de que el alma de lo que fuimos vive aún en Florencia. 
Es más... La hemos dejado allí, protegida de nosotros mismos. 
Todavía, cuando llueve en esa ciudad, se me humedece un poco el alma...

Volver a Florencia sería como volver a un fantasma que me está esperando. 
El espectro de un amor que no has sabido mostrar y que yo no he sabido ver.

¿Come se mira a la cara a ese monstruo que todavía está detrás nuestro?
Suspiras... Y sí, es así como se echan fuera los fantasmas... 
Pero, por favor, no suspires cerca de mi boca porque puedo hacerlos renacer...

Hay palabras, entre tu y yo, que no se pueden decir en otro idioma. 
Perdóname si aún lo llamo amor...

 

domingo, 10 de julio de 2011

Voyeur


 Figura de perfil - Ray Donley

…porque sé que me miras
Camino lentamente sobre mis tacones
Cuando paso por tu lado
Y como equilibrista voy oscilando mis caderas
Para hipnotizarte en su vaivén.

…porque sé que me miras
Voy cosiendo deseos en tus pupilas
Cuando se clavan en mi ruedo
Con ansias de tirar del hilo
Que te guíe hasta mi orilla

…porque sé que me miras
Voy mojando mis labios con mi lengua
Con la alevosía del sediento
Para secar tu boca
En un aliento abrasador

…porque sé que me miras
Mis pestañas se vuelven mariposas
Aleteando entre miradas de soslayo
Que buscan encontrarse con tus ojos
Como de casualidad

…porque sé que miras
…Y me gusta
Voy derribando tus murallas
A golpe de medias sonrisas
Para que, en lugar de tus ojos,
Sean tus manos las que me quiten la ropa…
Por fin.


viernes, 17 de junio de 2011

Elogio a la mujer brava



Por Héctor Abad 

Estas nuevas mujeres, si uno logra amarrar y poner bajo control al burro machista que llevamos dentro, son las mejores parejas. 
A los hombres machistas, que somos como el 96 por ciento de la población masculina, nos molestan las mujeres de carácter áspero, duro, decidido. Tenemos palabras denigrantes para designarlas: arpías, brujas, viejas, traumadas, solteronas, amargadas, marimachas, etcEn realidad, les tenemos miedo incorregibles que somos, machistas ancestrales por cultura y por herencia, que hasta hace poco habíamos detentado sin cuestionamientos. 
La hembra con la que soñamos, que use las manos para la caricia, para tener la casa impecable, hacer buenos platos, servir bien los tragos y acomodar las flores en floreros. Este ideal, que las revistas de moda nos confirman, puede identificarse con una especie de modelito de las que salen por televisión, al final de los noticieros, siempre a un milímetro de quedar en bolas, con curvas increíbles (te mandan besos y abrazos, aunque no te conozcan), siempre a tu entera disposición, en apariencia como si nos dijeran “no más usted me avisa y yo le abro las piernas”, siempre como dispuestas a un vertiginoso desahogo de líquidos seminales, entre gritos ridículos del hombre (no de ellas, que requieren más tiempo y se quedan a medias). Un sueño moldeado por siglos de prepotencia y por genes de bestias (todavía infrahumanos), consiste en una pareja joven y mansa, dulce y sumisa, siempre con una sonrisa de condescendencia en la boca. 
A los machistas jóvenes y viejos nos ponen en jaque estas nuevas mujeres, las mujeres de verdad, las que no se someten y protestan y por eso seguimos soñando, más bien, con jovencitas perfectas que lo den fácil y no pongan problema. Porque estas mujeres nuevas exigen, piden, dan, se meten, regañan, contradicen, hablan y sólo se desnudan si les da la gana. y quizá por eso mismo les queda más difícil conseguir pareja, pues.
Pero estas nuevas mujeres, si uno logra amarrar y poner bajo control al burro machista que llevamos dentro, son las mejores parejas. Ni siquiera tenemos que mantenerlas, pues ellas no lo permitirían porque saben que ese fue siempre el origen de nuestro dominio. Ellas ya no se dejan mantener, que es otra manera de comprarlas, porque saben que ahí -y en la fuerza bruta- ha radicado el poder de nosotros los machos durante milenios. Si las llegamos a conocer, si logramos soportar que nos corrijan, que nos refuten las ideas, nos señalen los errores que no queremos ver y nos desinflen la vanidad a punta de alfileres, nos daremos cuenta de que esa nueva paridad es agradable, porque vuelve posible una relación entre iguales, en la que nadie manda ni es mandado. Como trabajan tanto como nosotros (o más) entonces ellas también se declaran hartas por la noche y de mal humor, y lo más grave, sin ganas de cocinar. Al principio nos dará rabia, ya no las veremos tan buenas y abnegadas como nuestras santas madres, pero son mejores, precisamente porque son menos santas (las santas santifican) y tienen todo el derecho de no serlo. 
Envejecen, como nosotros, y ya no tienen piel ni senos de veinteañeras (mirémonos el pecho también nosotros y los pies, las mejillas, los poquísimos pelos), las hormonas les dan ciclos de euforia y mal genio, pero son sabias para vivir y para amar y si alguna vez en la vida se necesita un consejo sensato (se necesita siempre, a diario), o una estrategia útil en el trabajo, o una maniobra acertada para ser más felices, ellas te lo darán, no las peladitas de piel y tetas perfectas, aunque estas sean la delicia con la que soñamos.
Los varones machistas, somos animalitos todavía y es inútil pedir que dejemos de mirar a las muchachitas perfectas.. Los ojos se nos van tras ellas, tras las curvas, porque llevamos por dentro un programa tozudo que hacia allá nos impulsa, como autómatas. Pero si logramos usar también esa herencia reciente, el córtex cerebral, si somos más sensatos y racionales, si nos volvemos más humanos y menos primitivos, nos daremos cuenta de que esas mujeres nuevas, esas mujeres bravas que exigen, trabajan, producen, joden y protestan, son las más desafiantes y por eso mismo esas mujeres nos dan ideas, amistad, pasiones y curiosidad por lo que vale la pena, sed de vida larga y de conocimiento.
¡Vamos hombres, por esas mujeres bravas!  
Oro por que mis hijas sean de éste maravilloso grupo y encuentren hombres que sepan apreciar a esta clase de nuevas mujeres!!!




Héctor Abad nació en Medellín, Colombia en 1958 y se recibió en Literatura moderna en Italia. Regresa a Colombia en 1987 cuando un grupo paramilitar asesina a su padre Héctor Abad Gómez (médico defensor de derechos humanos y fundador de la que ahora es la facultad de Salud Pública), pero vuelve a Italia por amenazas recibidas. Regresa en 1993, aproximadamente, y en la actualidad reside en Bogotá. 

domingo, 29 de mayo de 2011

Hasta la Victoria siempre

Egon Schiele
Muchacha desnuda acostada con las piernas abiertas. 1914.
Pintura a la aguada y lápiz, 30.4x 47.2 cm.


Haceme la revolución y cantemos victoria a tiempo... 
el nuestro.

Hacé patria en mi cuerpo y te pariré raíces de gloria.
Vamos a encadenar nuestros cuerpos para alcanzar la libertad en un grito.
Porque la historia se escribe en la piel... 
y la mía son los mapas de tu guerrero.
La anarquía de mis ganas no tiene más ley que las tuyas.

Tu activismo está entre mis piernas... 
la causa de tu sedición.
Soy guerrillera en la patria de tu cuerpo.
Tus brazos son mis fusiles cuando tu cañón apunta insolente al bastión de mis lujurias.
Y en el lecho de nuestra independencia mis piernas serán la V de tus conquistas.



domingo, 22 de mayo de 2011

Sos mi tango

¿Qué será de esos dos que uno son a pesar de los des(a)tinos?

Fuiste el Cyrano de un tirano que me arrancó de tu lado...
Y en la sala César Tiempo se nos paró el reloj.
No sé como esperarte, en la penumbra de un tiempo vivo que parecía muerto.
Vení, quitame el antifaz que no me dejaba verte.
Hoy me visto de papusa porque hacen falta dos para bailar este tango...
***
Hablar de vos es hablar del barrio, del tango, de Walt Whitman y de mí...
Para mi sos el mate, el Tortoni, una esquina de encuentros doblada a destiempo...
Sos mis diecisiete, una lágrima adoleciendo sobre un vestido negro...
Sos el sentido de mi pelo negro alargándose hacia tus manos...
Sos los poemas callados, los besos atragantados, las miradas robadas a los bullicios que tan ajenos nos eran...
Sos el que vio a mis amores desde afuera y con la llave en la mano...
Sos los ojos que me saben de memoria y el custodio de mis debilidades...
Sos el bastión al que se aferran mis sonrisas cuando miran para atrás, el mojón para saberme el camino de regreso...
Sos las noches por la radio, el café y los escritos en mi diario.
Sos el Ulises que no sabe medir el tiempo pero sí, a dónde va.
Sos el que se perdió entre los pliegues de una falda que no le tocó levantar.
Sos el bandoneón que suena cuando mi corazón te late.
Sos Buenos Aires, los plátanos dando sombra en verano, la cigarra arrullando la siesta...
Sos la Avenida de Mayo en pleno abril...
Sos Corrientes y la 9 de Julio en un beso con olor a libro antiguo.
Sos un tango de Barracas, el Docke o Puente Alsina...
Sos un riachuelo imaginándose a la luna para mí...
Sos el laberinto empedrado camino del arrabal...
Sos las horas perdidas en la brisa de las noches de los barrios del sur...
Sos el café enfriándose entre palabras que, queriendo gritar amor, no lo nombran... y hay un mozo queriendo ser compinche de franeleos bajo la mesa...
Sos el humo chocando contra el ala de tu sombrero persiguiendo las notas de Piazzola.
Sos mi taura, mi gavión, mi compadrito...
Un amarguito compartido entre versos que escribimos para los dos...
Sos el Leteo para mis penas...
Sos el jazmín en la ventana de un amanecer de sábanas revueltas.
Sos un SOS desesperado al somos...
Sos el Gallo para esta Loba malherida dispuesta a salir de su guarida a la hora de tu canto...
Soy la Eva de la memoria de tus costillas.
Parecemos dos mareados en este cambalache de emociones.
Tengo la piel afinada para la melodía de tus manos...
Desandaremos los años para volver a caminarlos juntos...






La foto es de Mariano Ramos Mejía: Avenida de Mayo, Buenos Aires.

lunes, 9 de mayo de 2011

Como viejos amantes



Dile a tus ojos que no escuchen.
Que nuestro amor se sabe todas las verdades de memoria, 
aunque no las diga.

Me cambiarás por otra cuando envejezca. 
No digas que no, sé que lo harás, 
es irremediable, 
porque yo ya no seré la misma.

Pero ahora, por favor, no me lluevas tarde 
que contigo quiero 
desvestirme con urgencia 
y vestirme sin prisas.

Nos haremos el amor 
como en los viejos tiempos, 
el lugar al que regresa 
cada nuevo deseo de amarnos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...